Son las once de la mañana y estás mirando el reloj desde hace horas, ¡necesitas comer algo!. Tu estómago lleva rugiendo desde hace un buen rato y te parece que tus compañeros de trabajo lo están escuchando. Te preguntas “¿Pero qué como? ¡No quiero engordar!”

Así que aquí tienes algunos alimentos que te ayudarán a saciar el hambre, fuera y dentro de casa, además de no sentirte culpable por las calorías que ingieres.

iStock_000073550193_XXXLarge

Encurtidos

Pepinillos, cebolletas, verduras en vinagre…. Son ideales como picoteo por su bajo contenido en grasa (salvo las aceitunas, aunque la mayor parte son insaturadas -grasas buenas-). Eso sí, cuidado con el exceso de sal.

Fruta

Además de saludables, los expertos recomiendan comer de 3 a 5 piezas, ayudan a reducir la sensación de hambre. También tienen fibra y agua que ayudan a limpiar nuestro organismo. Las menos calóricas: melón, sandía, piña, fresas, peras, moras, frambuesas, mandarinas… Podemos recurrir también a los tomates. Una ensalada de 100 gramos (sin aceite ni vinagre) tiene unas 23 kcal. Para que te hagas una idea: 10 tomates cherrys son unas 18 calorías. Olvídate del plátano, las uvas, higos…por su alto contenido en azúcares.

Yogur natural

Un yogur al día ayuda a perder kilos y grasa corporal, en especial en el abdomen. Así lo demostraron unos científicos de EEUU que descubrieron que el calcio interfiere en la forma de absorber las grasas, favoreciendo la pérdida de peso.

Verduras crudas

Muchas vitaminas, minerales, fibra y betacarotenos, y pocas calorías (42 por 100 gramos) nos proporcionan las zanahorias. Enteras, cortadas en bastones o rodajas se pueden comer solas o acompañadas de una salsa ligera. Otras opciones son los pimientos (verde, rojo, amarillo), apio, pepino, etc.

Conservas y ahumados

Las conservas de pescado al natural (bonito por ejemplo), moluscos (berberechos, almejas…) y ahumados (salmón, trucha, caballa) sin pan pueden ser un gran tentempié.

Infusiones

El té verde y el rojo ayuda a perder peso por sus propiedades antioxidantes, pero hay que tener cuidado con la cafeína. Tila y valeriana, por ejemplo, nos ayudan a relajarnos y disminuir la ansiedad por comer.

¿Y para comer o cenar?

Ya que hemos conseguido picotear sano, podemos seguir comiendo alimentos con pocas calorías: hongos (champiñones, setas), ensaladas (de algas,  lechugas, legumbres, etc.), caldos (de verdura, de pollo, de pescado), verduras y hortalizas (acelgas, brécol, berenjenas…), pescado blanco (a la plancha), mariscos y crustáceos, carne blanca (pavo, pollo, conejo) y algo de embutido y queso (light, por supuesto).

No te pierdas nuestros consejos sobre salud y estado físico en nuestra sección Vida Sana.

 

Contenidos recomendados

Telemedicina: el futuro cada vez más cerca

Ya hace tiempo que la distancia física dejó de ser un impedimento para establecer un diagnóstico sobre la salud. La telemedicina, término acuñado por la OMS a finales de los 80 del siglo pasado, mejora la asistencia, resuelve nuevas demandas de los pacientes y afronta retos frente al envejecimiento de la población. La inteligencia artificial […]

¿A qué se debe la pérdida de olfato?

La pérdida de olfato se denomina anosmia. Puede tratarse de una situación pasajera o de un problema permanente. También puede ocurrir que experimentes una reducción del sentido; a esa pérdida parcial se la conoce como hiposmia. Descubre qué produce este trastorno otorrinolaringológico, cuáles son las soluciones y cómo afecta a tu vida. Causas de la […]

Alimentos ricos en vitamina D

El estado de alarma se alarga y una de las principales preocupaciones y consecuencias del periodo de confinamiento en nuestras casas es la falta de sol. El astro rey es el encargado de proporcionarnos parte de la vitamina D que nuestro cuerpo necesita, pero también existen una serie de alimentos ricos en vitamina D con […]

Ver más contenidos

Síguenos también en nuestras Redes Sociales