Cuidar la piel es importante durante todo el año, pero después del verano coge mayor importancia al haber sufrido más agresiones durante esta época: sol, salitre o cloro son algunas de ellas. Una vez que haya pasado el periodo estival, se debe ayudar a la piel a regenerarse y a mantenerse hidratada.Cuidar la piel

Problemas tras el verano

El principal problema al que se enfrenta nuestra piel después del verano es la deshidratación. Durante estos meses la piel pierde humedad debido a los efectos del sol, cloro y salitre. La pérdida de humedad provoca arrugas, líneas de expresión y otros signos de envejecimiento como manchas en la piel.

Para prevenir todos estos problemas, basta con seguir una rutina diaria de cuidado, tanto facial como corporal.

Consejos

  • Hidratación 

Es evidente, pero muchas veces no la hidratamos como es necesario. Lo ideal sería que la piel se hidratase por la mañana y por la noche antes de acostarse. Antes de hidratarla límpiala en profundidad y justo después, aplica una crema hidratante, aceite o sérum.

  • Cuídate por dentro 

No solo debes hidratar la piel desde fuera. Lo que comes influye directamente en cómo se verá la piel. Apagada, sin brillo y con imperfecciones puede ser debido a una mala alimentación.

Presta atención a los alimentos que consumes. Procura que sean naturales y que contengan la mayor cantidad posible de nutrientes. Olvídate de tanto exceso del verano y vuelve a tu rutina habitual.

Bebe dos litros de agua al día para mantener una piel brillante y sana.

  • Protección solar 

Aunque haya terminado el verano, no quiere decir que los rayos solares no puedan afectar a tu piel. Utiliza durante todo el año cremas que contengan un factor de protección solar. De esta manera ayudarás a mantener una piel joven y sin manchas por más tiempo.

  • Exfoliación 

Los tratamientos de exfoliación ayudan a eliminar las células muertas de la piel. Aunque debes tener en cuenta que suele ser abrasivo, por lo que lo recomendable es no abusar de ellos y utilizar productos suaves.
La exfoliación debe ser antes de hidratar la piel. Nunca al revés.

  • Revisión de lunares y manchas 

Es algo muy habitual en muchas personas que durante el verano aparezcan lunares, pecas y manchas debido al sol. Si observas algo diferente o fuera de lo normal, lo conveniente es acudir al médico para realizar una revisión y tener un diagnóstico adecuado.

Un último consejo

Que se termine el verano no quiere decir que tengas que decir adiós al bronceado. Intenta prolongarlo cuidando la piel. ¿Cómo? Muy sencillo: exfoliación, hidratación y alimentación.

Sigue estos tres pasos y podrás disfrutar de un bronceado saludable durante más tiempo. Lo primero es exfoliar la piel para eliminar impurezas y células muertas. Sigue con una buena hidratación para mantener la piel radiante y luminosa. Por último, pero no por ello menos importante, cuida lo que comes. Añade a tu dieta alimentos ricos en betacarotenos, Vitamina C y antioxidantes.

Contenidos recomendados

Diabetes

Vivir con diabetes

¿Sabías que el 80 % de los casos de diabetes tipo II podrían evitarse gracias a la prevención? Y no lo decimos nosotros,

Memoria

Ejercicios para una memoria ágil

Mantener una memoria ágil y en forma es una de las preocupaciones que nos empiezan a rondar en la

Efectos del móvil

Cómo afecta el teléfono móvil a nuestra salud

Mucho se habla sobre los efectos negativos de las ondas del teléfono móvil, pero ¿sabes realmente cuáles

Ver más contenidos

Síguenos también en nuestras Redes Sociales

la política de privacidad


Place your text here


Acepto la política de privacidad