Con la subida de las temperaturas, nuestros animales también sufren los achaques del calor. Por ello en estos meses del año tenemos que estar más pendientes y controlar sus actividades en el exterior.

Piensa en el pelaje, en su tamaño y peso.  Los perros y los gatos tienen una temperatura corporal que oscila entre los 38ºC y 39ºC; cuando el termómetro sube, llegan a alcanzar los 41ºC o 42ºC lo cual unido a un sistema de sudoración más lento, puede provocar los temidos golpes de calor.

¿Cuáles son los signos de agotamiento por calor?

  • Dificultad para respirar.
  • El color de lengua cambiará de rojo oscuro a púrpura.
  • Pulso acelerado.

Prestar más atención a nuestra mascota durante el verano nos puede ahorrar más de una visita al veterinario. Además, si llevas a cabo estos consejos no tendrás de qué preocuparte.

  • Siempre una buena hidratación 

Tener agua lo bastante fresca a su disposición durante todo el día es una de las claves. Debéis estar atentos a que su bebedero esté siempre lleno. A veces se nos olvida porque en su día a día no necesitan tanta agua, pero en esta ocasión el calor les hace tener más sed.

¡Una idea! Coloca cuencos repartidos por toda la casa, el jardín, la cocina… o donde tu animal esté descansando, le ayudarás a mantenerse hidratado todo el día.

  • Cuidado con el sol 

Cuando vamos de paseo a veces no tenemos en cuenta cómo afecta a nuestro perro. Piensa en él también y busca lugares frescos donde ambos podáis soportar mejor el calor. Por cierto, si su caseta se encuentra en el exterior bajo el sol, te recomendamos que busques otro lugar a la sobra.

  • Un ambiente fresco 

Cuando estemos en casa o viajemos en coche, utiliza aire acondicionado o ventiladores que refresquen las estancias y os haga sentiros más cómodos.

  • Mojarle de vez en cuando 

Si en algún momento te das cuenta de que su temperatura es alta o está demasiado fatigado por el calor, refréscale mojándole con agua fresca la cabeza y gran parte del tronco.

  • Córtale el pelo 

El verano es el momento idóneo para cortar el pelo a tu mascota. No hace falta que lo rasures, ya que esto también puede producir quemaduras solares. Simplemente rebaja el pelo del animal, para que se sienta más fresco.

  • Dale de comer cuando hace más fresco 

El apetito de nuestra mascota se desvanece con el calor, así que aprovecha los momentos más frescos del día proporcionándole comidas más líquidas.

  • Evita las superficies que den calor 

Calles asfaltadas, pasarelas de goma o incluso las zonas metálicas que han estado expuestas al sol pueden ser muy peligrosas para las mascotas. Recuerda que sus almohadillas están en contacto directo con estos materiales.

¿Y si sufre un golpe de calor? 

En este caso, al igual que las personas, necesitamos que la temperatura del animal descienda, así que vamos a seguir unos sencillos pasos:

  • Mójale la cabeza y el abdomen con agua y hielos.
  • Busca un lugar con sombra y coloca agua a su disposición.
  • Coloca paños húmedos sobre su nariz, axilas, ingles y lugares donde no tenga pelo.
  • Mete sus patas en agua, hará que su temperatura corporal baje.

Todos estos consejos te ayudarán a disfrutar de un estupendo verano acompañado de tu mascota. Y recuerda: ¡si tú te cuidas del sol, tu perro o gato también!

Contenidos recomendados

Protección familia

La protección de los tuyos

En estas fechas señaladas que se aproximan pensamos más en nuestros queridos e intentamos juntarnos para celebrar la

Abeja

La importancia de las abejas en el mundo

¿Sabías que las abejas polinizan la mayor parte de los cultivos que nos abastecen? Asociar a este insecto

Cláusula suelo

La cláusula suelo

En las últimas semanas hemos oído la noticia de que la Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado los recursos de las entidades bancarias

Ver más contenidos

Síguenos también en nuestras Redes Sociales

la política de privacidad


Place your text here


Acepto la política de privacidad